lunes, 28 de noviembre de 2011

Espalda acordeón

Leer y escribir; borrarlo todo, volver a leer y reescribir. Más de siete horas seguidas en la misma silla, frente a la misma pantalla del mismo ordenador. De la tarde a la noche, sin hambre, sueño o comunicación con otros seres humanos. Así he logrado mi espalda acordeón y suena mejor que nunca.

No hay comentarios: