domingo, 11 de diciembre de 2011

Paseante dominical (No podía y después, no quería)

No podía despertarme, y después no quería.
Me he levantado desganada, desmotivada, y cansada.
Me hubiera cosido a la sábana interior, me hubiera tatuado el pijama.
Me hubiera metido dentro de la cafetera italiana, me habría derretido en una ducha caliente...

No podía moverme de casa, y después no quería.
Me he enfundado en lana y falso goretex, se me ha helado la nariz y el brillo de los ojos.
Me hubiera convertido en bolsillo interior, me habría encerrado por dentro
Me hubiera dejado arrastrar como un trineo, con los ojos cerrados y pestañas de nieve...

No podía creer que llegaría al final del domingo, y después, no quería.
Y ahora, justo ahora, volvería a empezarlo todo otra vez,...

No hay comentarios: