viernes, 27 de enero de 2012

Solo faltó la alarma

Entonces hubiera corrido como alma que lleva el diablo hacia la puerta  Como si hubiera un incendio. Como si los talones ya se estuvieran chamuscando. Así salí hoy del trabajo. Pero en silencio. Despacio. Como si no supiera que por fin ERA VIERNES.

No hay comentarios: