domingo, 19 de febrero de 2012

Paseante dominical (Hablar por los ojos)

Aniversario de boda. Medio siglo ya. Se miran a los ojos, pero no haría falta. Se conocen de memoria. Ni ellos me conocen a mí, ni yo sé nada de ellos. Tal vez hayan sido felices. Quiero creer que sí. Sus ojos hablan el mismo idioma. Horas después sigo la gala de entrega de unos premios de cine. Escucho a los ganadores dedicar su galardón a sus seres queridos. Las cámaras nos muestran su mirada y las de sus parejas, madres, hijos. Pero no harían falta palabras. Hablan con los ojos.

No hay comentarios: