domingo, 18 de marzo de 2012

Paseante dominical (Viajar desde el sofá)

Me gusta ver películas los domingos por la noche. Hacen que el final de día no sea una tragedia. Permiten imaginar un lunes mejor. Hoy, los protagonistas entran al Vaticano sin hacer fila, como (san) Pedro por su casa. Transitan por el Tíber, se lanzan en tirolina por catacumbas, tienen vuelos low cost en primera clase... Hasta que visite la ciudad, amigos y amigas, es una de las mejores formas de viajar que he encontrado. Domingos de cine. Mañana, será otro día

No hay comentarios: