lunes, 19 de marzo de 2012

Punto y seguido

No tuve clemencia. Devoré las últimas páginas, sin esperas. Cerré la tapa y cerré los ojos. Me despedí de los personajes. Ellos me sonrieron. No será un adiós, nos dijimos. Tras el luto oficial de 24 horas, vuelvo a abrir otro libro. Sin clemencia devoro las primeras páginas...

(De Claraboya de Saramago a Días de invierno de Auster)

No hay comentarios: