jueves, 26 de abril de 2012

Adiós, cine, adiós

Hoy en Zaragoza hay menos finales felices.
Las pantallas de un cine se han ido a negro.
Nadie en la taquilla, ni en la máquina de palomitas.
Los programas de las películas de la próxima semana amarillean.

Hoy en Zaragoza, hay un cine de menos y siete parados de más.
No sonarán más bandas sonoras.
No habrá besos de película, ni títulos de crédito.
Tras quince años de buen cine, hoy cierran los Renoir.

Y algo se muere en el alma...

THE END

3 comentarios:

Miguelito dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguelito dijo...

Pues si, una verdadera pena. Recuerdo que un 5 de Julio de 2007 (como pasa el tiempo) fui a la última sesión de los multicines Buñuel. Entonces tuve la misma sensación que ahora... todos somos un poco culpables.

http://www.unizar.es/artigrama/pdf/11/3monografico/7.pdf

Hache dijo...

Sí, está claro que un cine cierra, porque dejamos de ir, porque hay más butacas vacías que llenas. Entre todos lo hemos matado, y el solito se murió, ¿así es el dicho, no?