jueves, 5 de abril de 2012

Columnista

Publicado hoy. Contraportada. Diario de Teruel
Espero que os guste...
El indulto


Cada Semana Santa busco ansiosa la noticia de los presos indultados. Será que en estos tiempos, que alguien conceda a otro ser humano una segunda oportunidad me parece increíble. Imagino a la persona, condenada por un delito menor, en su celda, mirando una y otra vez las fotos de sus hijos. Arrepentido. Me recreo viendo su cara de sorpresa cuando un funcionario del penal le anuncia que es libre. Mientras guarda en un petate los recuerdos de esos años entre rejas, le escucho llorar en silencio. Una vez en el despacho del director, firma los papeles que confirman su indulto y se despide de todos, sin dejar de dar las gracias. Durante las horas siguientes no dejará de pellizcarse, todavía le parece que no le está pasando a él. A estas alturas de su vida, tal vez ya no crea en milagros. Pero el momento que más disfruto de la historia es su primer paso en libertad. ¡Cómo me gustaría que le vieran entonces! La puerta del centro penitenciario cerrándose a su espalda, el pasado alejándose y el futuro, sus hijos, esperándole a pocos metros. Sin duda, no hay palabras que describan el primer abrazo. Un abrazo interminable. Así he imaginado al ciudadano anónimo de Teruel indultado hace unos días, por petición de la Hermandad de Jesús Atado a la Columna y Nuestra Señora de la Esperanza. No nos hace falta saber más. Solo es un hombre que vuelve a empezar.

No hay comentarios: