domingo, 1 de abril de 2012

Paseante dominical (Santamente)

Parece que es domingo de ramos. En las calles no cabe un alfiler. Niños con ropa de estreno y palmas llenas de chucherías me impiden avanzar. Bares de tapas en los que no queda un sitio libre. Cofrades procesionando bajo un sol de justicia. Ruido de carracas y bombos. Ha empezado la Semana Santa. La ciudad colapsada. Definitivamente, es domingo de ramos. Y hasta el próximo me quedan siete días más en los que no podré llegar a casa, no podré caminar por la acera, ni en coche ni a pie, el autobús se desviará y tardaré muchísimo en llegar a mi trabajo y volver -que yo no tengo la suerte de estar de vacaciones-... Sí, yo sí que vivo santamente la Semana ídem. Y lo respeto, aunque no lo entienda... El cielo, ¡ganao!

No hay comentarios: