martes, 1 de mayo de 2012

Camifestación

Quedarse en la cama. Dormir y luego holgazanear hasta las tantas. Soñar que no tenemos obligaciones, que podríamos vivir entre almohadas toda la vida. Tal vez levantarnos para traer algo de la cocina y seguir entre sábanas. Arropados. Sin televisión ni radio. Sin encender la luz, ni la calefacción, ni el aire acondicionado. Sin conectarnos a Internet. Sin comprar ni vender. Un día de huelga. De camas que arden de ideas y sueños. No, hoy no he cogido ninguna pancarta pero las he llevado todas. Hoy he protestado con abrazos, he gritado a besos y he dado vacaciones al despertador. Mañana, en vertical, todo volverá a ser lo mismo,... O tal vez no.

No hay comentarios: