miércoles, 23 de mayo de 2012

Columnista

Publicado hoy. Contraportada. Diario de Teruel.
Espero que os guste...

Nos sobran palabras

El léxico castellano es muy rico. Tanto, que quizá nadie echase en falta algunas palabras si las 'recortáramos' del diccionario. No es otra medida de austeridad, solo puro pragmatismo. Considero que hay expresiones que deberían eliminarse, por decoro, como la frase 'políticamente correcto', empleada con demasiada manga ancha. Según el último barómetro del CIS, los políticos son la tercera gran preocupación de los españoles, luego muy correctos no deben parecernos. Otras palabras han caído en desuso a la velocidad de la luz. Es el caso de nómina o mileurista. Términos más populares sin duda en estos tiempos son prestación, desempleado, embargo y liquidación. A los ciudadanos también nos gustaría recuperar el significado inofensivo de algunos términos como banco y caja, prima, mercados o bolsa. Ojala los bancos fueran de nuevo un espacio amable donde sentarse y las cajas, un lugar donde guardar nuestros recuerdos, sin otro tipo de interés. Las primas volverían a ser de la familia, sin ningún tipo de riesgo. ¿Y quién no sueña con devolver la vida a los mercados?, pero a los de nuestros pueblos y ciudades, y salir de allí con las bolsas llenas de productos de la tierra, y sin tanto IBEX. En mi particular revisión al diccionario no me olvido de otro sustantivo al borde de la extinción. Los emprendedores. Aquellos que antes abrían negocios y ahora, emprenden viajes fuera de España, para ganarse el pan. A este ritmo, al diccionario le van a quedar cuatro
hojas.

No hay comentarios: