martes, 5 de junio de 2012

Meteorólogos de persona

Sería fantástico que antes de ponerte en pie, cada mañana, tu meteorólogo de persona te hiciese un chequeo. Mira aquí, mira allá, abre la boca, gira a la derecha, ahora a la izquierda. Pulso, temperatura, presión sanguínea,...

Después, mientras tomas el desayuno, el introduciría los datos en su ordenador. Con su programa informático específico para ti, dibujaría tus anticiclones, vientos racheados, nublados y soles.

A la hora de lavarte los dientes, ya estaría a tu lado para decirte cómo vas a tener el día. Si estarás nerviosa o creativa, especialmente seca o demasiado inspirada, si deberías salir de compras o quedar con un amigo.
Un meteorólogo de persona, esa gran herramienta que nos indicaría cuando ponernos chubasquero para que los problemas no nos calen hasta los huesos o bikini para darnos un chapuzón de vida...

No hay comentarios: