jueves, 28 de junio de 2012

Miedo

Tener miedo a los cambios es tan ridículo como tener miedo a caer en la rutina.
No podemos tener miedo a nuestra vida.
Con miedo, dejaremos de vivirla.
Mete el miedo en el contenedor de reciclaje que corresponda, ¡y nos vemos mañana!

No hay comentarios: