domingo, 22 de julio de 2012

Paseante dominical (La casa familiar)

Llevaba casi dos semanas sin ver a mi madre ni a mi padre. Qué ganas de abrazarles y achucharles un poco también. Me gusta aparcar frente a la casa y entrar de repente dándoles un susto. Y luego los tres nos ponemos a hablar a la vez, y quieren que pruebe el primer plato, que vaya a ver el jardín, que lea una carta que llegó el miércoles,... Me gusta volver a casa cada domingo. Mi casa es donde estén ellos.

No hay comentarios: