martes, 9 de octubre de 2012

Guionista canguro. ¡Medalla!

Me la pongo. Estoy orgullosa por haber entretenido durante hora y media, en un hall de hotel, a un precioso niño de dos años que no me conocía,... Mis únicas herramientas, cuentos y juegos. Tenía que lograr que el peque no llorase, no saliese a la calle, no incomodara a los demás clientes del hotel ni interrumpiese en la grabación de televisión en la que intervenía su madre. ¿Y sabéis qué? ¡Prueba superada! Me congratulo especialmente del cuento que me he inventado sobre la marcha con el que lo he tenido HIPNOTIZADO... Sí, si vienen mal dadas y ya no soy guionista ni redactora podré ser la canguro de vuestros hijos (lo digo por el baby boom que me rodea) y entonces, sacaré mi cuento mágico. Oh, yeah...

PD: Cómo me gustan los niños.... de los demás.

No hay comentarios: