sábado, 17 de noviembre de 2012

La chica que vino a leer

Esa soy yo. La chica que llegó un sabádo de niebla a la biblioteca de La Almolda para leer. No esperaba que hubiera tanto público, ni tantos niños, pero leyó un poco para todos. Fue una sensación extraña poner voz a palabras, diseñadas para ser papel. ¡Ser escuchada es tan distinto a ser leída!


Leyó cuentos largos y cortitos, reflexiones, y jugó a las adivinanzas de la toponimia, nimia. Después se fue de nuevo envuelta en niebla, la chica que vino a leer y se llevó aplausos y una bandeja de deliciosas almojábanas...

2 comentarios:

MAROCHA dijo...

Enhorabuena valiente!! con niebla y todo.
Saludicos.

Hache dijo...

Graciassssssssssssss