lunes, 24 de diciembre de 2012

Cuento contigo. El cuento al revés

Quiero empezar este cuento por el final. Un final feliz, para que nunca un niño nazca en un portal, sin un techo que darle cobijo. Para que sus padres no tengan que vivir en la calle, y puedan criarle  con dignidad. Para que viva en un mundo tolerante y en libertad, en el que cada cual pueda expresar sus creencias y, sus opiniones sin que su vida corra peligro por ello. Para que ese niño siempre tenga un plato de comida, y alegría e ilusión, y que pueda jugar y reír. Para que en su mundo no se divida a la gente según categorías sociales y posesión de riquezas. Para que en su mundo, todos sean realmente iguales y la avaricia, la envidia y la mentira no tengan sitio.  Para que siempre pueda abrazar a sus seres queridos y decirles lo mucho que les quiere. Y así empezaría este cuento... Lo escribes solamente tú. 

No hay comentarios: