lunes, 10 de diciembre de 2012

Cuento contigo

¡Castigado!
A Jorge ya no le daba miedo que le castigaran al cuarto oscuro. Ahora, aquella oscuridad era su hábitat natural. Con escobas, recogedor y el plástico de hule se construyó una tienda de campaña, y allí dentro, nada podía pasarle porque tenía su arma mágica. La linterna de cuerda que le había regalado por su cumpleaños, su amigo Adrián. Así descubrió que el cuarto oscuro era un trastero lleno de posibilidades. Allí montó su primer mecano de verdad, con la caja de herramientas de su padre; y también hizo ebanistería, fontanería y se formó en el gotelé. Aprendió a zurcir calcetines con el costurero de su madre, y mostró mucha maña con el punto de cruz, la vainica y el ganchillo. No era fácil dar cuerda a la linterna a la vez, pero Jorge se convirtió en todo un manitas. Siendo sinceros, solo pasó miedo en una ocasión. La culpalble fue una arañita de menos de un centímetro pero cuya sombra proyectada en la tienda de campaña la convirtió en el monstruo gigante del cuarto oscuro. Ahora, la araña es su mascota y juntos están tejiendo una gran tela para subir hasta el techo y desde ahí, ¿quién sabe? Todo un mundo de aventuras les espera...

No hay comentarios: