domingo, 20 de enero de 2013

Paseante dominical (manzanilla)

Ni con el doble de azúcar logran endulzarnos el día. Las manzanillas no tienen corazón, van directas a tu estomágo, y te lo ponen del revés. Hoy es un día así, en el que la vida pasa por tus tripas y hace dobles saltos mortales entre tu garganta y tu píloro. Cerrar los ojos es montar en una montaña rusa e intentar que tus asaduras no se muevan del sitio. Lo digo y lo repito. Las manzanillas no tienen corazón...

No hay comentarios: