miércoles, 6 de febrero de 2013

Viento

Cuando sopla tan fuerte como hoy parece que quiera arrancarnos de cuajo y lanzarnos al infinito. Por eso  cerramos puertas y ventanas, bajamos persianas, nos agarramos fuerte para que no se nos lleve. Pero incluso dentro de nuestros pequeños búnqueres se escucha su aullido, un aullido que forma palabras, frases enteras que nos gritan, que nos atormentan y no nos dejan dormir. Con fuerza zarandea las ventanas, intenta derribar las puertas y aúlla. Viento, frío, ruido y miedo.

No hay comentarios: