miércoles, 22 de mayo de 2013

9:11

-Buenos días.
-Buenos días.

Como cada mañana, a las 9:11 ella sale del portal de su casa, en el número 77 y me saluda.

Sé que se llama María, porque hace unas semanas alguién la llamó desde lejos y ella se dió la vuelta.
María, un nombre tan bonito como ella.
Por supuesto, de mí nada sabe.

Sólo que barro y recojo las hojas secas de los jardines de la urbanización.

Sólo que todos los días estoy a las 9:11 frente a su portal esperando oír su voz.

No hay comentarios: