viernes, 18 de abril de 2014

Adiós Gabo

Pedro me llamó para decirme que había muerto.
Di un grito, solté un "No" que asustó al grupo de amigos con los que me encontraba.
¿Qué pasa?, preguntaban nerviosos.
Es Gabo. Ha muerto.
Unos siguieron con sus conversaciones como si tal cosa.
Otros me miraron enfadados por haberles dado "un susto por nada"
Algunos preguntaron si cenábamos ya.
No hice mucho caso a sus reacciones.
Estaba totalmente contrariada.
¿Por qué se lleva a Gabo? 
¿Por qué ahora? 
Todavía era pronto.
Busqué en twitter más sobre la noticia.
Esperaba que fuera un error, que fuera una recaída, que el maravilloso García Márquez siguiera viviendo para contarla,... pero no.
El mundo entero hablaba de la muerte del Nobel colombiano, del padre del realismo mágico, de su Macondo, de sus novelas, de sus 87 años recién cumplidos... Y yo solo esperaba que llegase Pedro para poder abrazarle y llorar por fin; llorar a Gabo, el dueño de las palabras mágicas.

1 comentario:

Teruelandia dijo...

Yo tuve la fortuna de conocer a García Márquez en su propio domicilio.
Aquí:

http://lperezcerra.blogspot.com.es/2014/04/en-casa-de-gabriel-garcia-marquez.html

Un abrazo, Eva