domingo, 18 de mayo de 2014

Paseante dominical (Buenos días)

Levantar la persiana y verlo todo como la primera vez.
Hacer café y caminar descalza, en silencio, todavía rumiando los sueños de la madrugada...
Buscar un minuto de soledad para colgar la mirada en el infinito... y volver rápido con el sonido impaciente de la cafetera y ese ¡Buenos días! que ya es tan familiar, que ya es indispensable...
¡Buenos días!


No hay comentarios: