domingo, 7 de diciembre de 2014

Descuentos

Hace semanas que no escribo un cuento.
Tengo las manos nerviosas, y los ojos tristes.
Deambulo mohína por las calles. Calles que parecen unas iguales a otras.
No me impresionan las luces de Navidad, ni las personas que se entrechocan cargadas de bolsas.
Hace semanas que no escribo un cuento, ¡y es hora de poner remedio!

No hay comentarios: