sábado, 3 de enero de 2015

Querido Diario: día 3

Sigo leyendo el diario. Por lo que deduzco de sus dos primeros días (enlaces al final del post) nuestra chica parece vivir sola y tener pocas amistades. O puede que esté pasando una etapa difícil, por lo que se intuye de sus palabras de ayer. O tal vez esté acatarrada y afónica y le hayan recomendado reposo y eso del récord de silencio solo fuera un cuento.Veamos con qué nos sorprende hoy.

Día 3
Mi récord de silencio duró 7 horas, 10 minutos y 35 segundos. Todo se desbarató cuando, sin querer, mi dedo pequeño del pie golpeó la pata de la mesa del salón -al recordarlo todavía duele- y emití un grito que debió escucharse hasta en la Conchinchina. (Por cierto, ¿alguien sabe dónde está la Conchinchina? ¡Lo buscaré en google después!) El dedo está bien, algo amoratado, pero no roto. Después de lanzar al mundo mis nuevas palabras (cinco tacos seguidos) finalizó la tregua de silencio y no me quedó más excusa para bajar al súper. ¡Qué raro eso de estar rodeada de desconocidos que no dejan de parlotear y moverse después de un par de días de reclusión casera! Al  pedir la fruta me he escuchado la voz, y ni yo misma me he reconocido... 

(sigue)
Por fin en casa, y con la solución al enigma... ¡SOLUCIÓN! Parece La Conchinchina un lugar curioso para pasar unos días, ¿verdad? Os dejo, tengo que preparar algo de comer, y seguir utilizando mi voz para llamar a casa, o mi madre vendrá con los GEO a tirar la puerta abajo y asegurarse de que estoy bien.

Enlaces a Querido diario
Día 1
Día 2

No hay comentarios: