lunes, 2 de febrero de 2015

Querido Diario: Día 22

He estado de viaje,... y no había podido abrir el #Diario perdido o encontrado. Os reconozco que he echado de menos a Marta y sus amigos Hace unos minutos, he abierto una nueva página y dice así...

Día 22
El chino es un idioma muy complicado, no crea que pueda aprenderlo nunca.  Chia-Kang y su familia hablan muy rápido y a veces, me miran mientras parlotean, lo que me genera un agobio total. No sé si os he contado que Chia, Ana y yo viajamos a Barcelona la semana pasada y nos encontramos con la familia (o lo que sea) de Chia. Él les explicó mi caso, y tradujo todas las preguntas que el clan quería hacernos a Ana y a mí. Nos pidieron mil y un datos de nuestros desaparecidos: fotografías, nombres de personas que podían tener en común, teléfonos que usaran, y también tuve que contarles la historia de la banda del Cementerio y todo lo demás. 

La jefa del clan... ¡qué genio!

Uno de los miembros de la familia de Chia, una señora que podría tener unos 180 años me reprendió a voz en grito y hasta me amenazó con un dedo a escasos dos milímetros de mi cara...Chia me explicó después que era la jefa del clan y me estaba abroncando por haberle puesto en peligro en el piso de los malhechores y además... dijo que no quería que tú y yo fuésemos novios.

-Pero qué manía con lo de que Chia y yo somos novios.. ¿Acaso en China tampoco nadie confía en que hombres y mujeres pueden ser solo amigos? Se lo conté a Ana, y le entró la risa. Le entró la risa y no se podía parar... 

-Oye, Ana, que esto es serio. ¿Por qué te ríes? ¿Acaso también pensabas que Chia y yo...?

-Mira, Marta, yo creo que Chia es muy guapo y que tú sí le gustas, pero vamos... que si no quieres verlo, ¿cómo dice el dicho? "No hay más ciego que el que no quiere ver" Vamos, yo creo que hacéis muy buena pareja, pero lo que más gracia me hace, chica, es cómo sería la boda con la señora esa gritona pegada a ti y echándote la cantada... ¡Menuda tatarasuegra te vas a echar! ¡Y porque no celebran la Navidad, porque menuda Nochebuena te iba a dar!...


Y así, entre risas y esperas seguimos en Barcelona. Todo está yendo demasiado lento. Ana miente a su familia sobre el paradero de su marido. Mi madre y el pequeño Pedro están juntos y felices en Zaragoza, y yo no puedo estar de brazos cruzados mientras el clan de chinos hace nosequé... Esto no es vida. Y no, ¡no quiero que Chia sea mi novio! ¡Que me cae bien, pero nada más...! Mañana volvemos a Zaragoza, espero saber algo más de mi hermano, porque justo se cumplen seis meses de su desaparición...


PD: La ciencia ha indagado en las relaciones de amistad y hombres y mujeres y no es muy halagüeña: ARTICULO


No hay comentarios: