miércoles, 11 de febrero de 2015

Querido Diario: Día 24

¿Un incendio en Zaragoza en los días de viento más fuerte? ¡Es un milagro que Marta y su gente esté bien! Quién les persigue no está jugando, aunque lo haga con fuego... ¿Dónde estarán ahora?

Día 24
El comisario lo ha dejado bien claro. 'No salgáis de la ciudad'  algo que sería imposible, porque no se nos despega de encima. Ayer apareció por la Universidad para seguir haciéndonos preguntas. Chia se hace el chino y escurre el bulto: 'mi no entender bien españolo' le dice el muy caradura, así que todo el interrogatorio se centra en mí.
-¿Por qué teníais cinco velas encendidas a plena luz del día? (le dije que la causa del incendio habrían sido unas velas, fue lo primero que se me ocurrió) 
-¿Qué tipo de investigación lleváis a cabo en la Universidad?
-¿Hace mucho que sois amigos?
-¿Desde cuándo compartís piso?
-¿Dónde estabais en el momento del incendio?

Preguntas y más preguntas. Tuve que echarme a llorar para que el comisario me dejara en paz, y parece que funcionó. Ahora nos alojamos en una pensión. No es el lugar más bonito del mundo, pero está cerca del trabajo y la dueña no hace preguntas por las constantes visitas de la familia de Chia. Por fin, tras semanas de silencio tengo una nueva esperanza. Han logrado localizar a mi hermano. Sigue en Zaragoza, en una nave de un polígono industrial. Dicen que está bien, y creen que el marido de Ana está también en el mismo lugar. No me pueden decir más.

El día también ha tenido sus anécdotas,... ¿alguna vez habéis ido a comprar todo un armario de ropa? Me explico. Con el fuego, se quemó toda mi ropa. Cuando digo toda... es toda. Ni ropa interior, ni calcetines, ni una goma de pelo, ni zapatos ni bolsos, ni pijama,... ¡A mí, que odio ir de compras! Pero no tenía tiempo y había que ser práctico. Llegué al centro comercial y cuando la primera dependienta llegó para preguntarme, ¿qué buscaba? fui totalmente sincera. 


-Busco de todo. Mi casa se ha quemado y me hacen falta desde braguitas hasta bufandas,..

La chica sonrió con amplitud, se presentó y durante dos horas fue mi ángel de la guarda. Me he llevado un carro entero de cosas, y ella una buena comisión... Y ya puestos, hasta me he dejado llevar por las nuevas tendencias y me he comprado camisetas ¡que no son de color negro!

No hay comentarios: