miércoles, 27 de mayo de 2015

Cosas de la edad

En mi no tan corta vida, he leído y vivido unas cuantas revoluciones y primaveras de cambio. 

Me vendieron la modélica transición. 
Me convirtieron en ¡europea, por fin! ¡Tan europea como los del norte!
Me hicieron creer que las mujeres y los hombres tendríamos los mismos derechos.
Me aseguraron que el acceso a la educación y la cultura, a la vivienda o al trabajo no sería cuestión de clases.
Me dijeron que pertenecía a un país privilegiado, y que la democracia venía para acabar con los viejos usos y costumbres... 

Será por eso que no me impresionan tanto las novedades como al resto de mis conciudadanos. 

No me entendáis mal, me ilusionan los nuevos tiempos y ser testigo de un futuro escrito por manos distintas, pero antes de festejarlo quisiera leerlo. 

Y aviso a los nuevos cronistas, ya vengo necesitando que la letra de ese nuevo futuro no sea de tamaño pequeño.

2 comentarios:

Pilar Y a la luna dijo...

Querida Eva, qué te voy a decir yo que casi viví el Mayo del 68! Lo más importante es que la gente se ilusione, esto ya lo hemos vivido los que casi llegamos a los 60 y luchamos conseguir muchas cosas de las que habéis disfrutado vosotros.
Vamos a darles una oportunidad, siempre habrá tiempo para criticarles... a peor no creo que vayamos.
Un besico

Hache dijo...

Ilusión tengo, pero no doy cheques en blanco...