domingo, 27 de septiembre de 2015

Paseante dominical (Sábado literario)



El sábado 26 de septiembre no hubo tareas domésticas, ni musarañas, ni redes sociales, ni hambre, ni sueño, ni relojes. El sábado lo dejé todo y me senté a escribir. El tiempo se detuvo y mis dedos despertaron del largo letargo. El sábado volví a ser feliz...

No hay comentarios: