sábado, 20 de agosto de 2016

#Comelibros La Tregua

La Tregua
por Mario Benedetti
Biblioteca El Mundo, 2001
(1ª edición: 1960)
159 páginas













Anoche lo terminé entre lágrimas, pero he colocado el marcapáginas diez hojas antes del final, para dejar inacabada la historia de estos dos amantes, en esa tregua que la vida nos da a todos para ser felices. He devorado esta breve historia de amor eterno, a modo de diario, entre un hombre viudo, Santómé, padre de tres hijos adultos y a punto de jubilarse y la joven Avellaneda, que ha empezado a trabajar en su oficina. Benedetti y ésta su primera novela que llegó a mis manos por casualidad en una librería de segunda mano, me han conmovido y me han dejado frases inolvidables que comparto con vosotros:

“Ella me daba la mano y no hacía falta más. Me alcanzaba para sentir que era bien acogido. Más que besarla, más que acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano y eso era amor.”
― Mario Benedetti, La tregua

#15de25
#Reto25

lunes, 8 de agosto de 2016

#Comelibros: Crónicas Marcianas

Crónicas Marcianas
por Ray Bradbury
Minotauro, 1955
(1ª edición: 1946)

263 páginas













Colección indispensable de relatos para todos los que estamos en la Luna y queremos ir un poco más allá. Genialidad en estado puro que deja esa amarga sensación de que lo que nos cuenta tiene más de real que de ficción. Si hay vida en Marte, al ver a un humano seguro que se hacen los muertos tras leer este imprescindible de cualquier biblioteca. 


#14de25
#Reto25

domingo, 7 de agosto de 2016

Paseante Dominical. Biescas, 7 de agosto de 1996

Hace 20 años, ¡sí, 20 años! Había terminado la carrera y estaba de prácticas en Onda Cero. Un 7 de agosto llegó a la redacción la peor de las noticias. Un camping en Biescas había sido arrasado por el agua, podía haber decenas de fallecidos y heridos. Fue un verano triste, difícil y por supuesto, que nunca olvidaré. El número de muertes se incrementaba cada hora, recibíamos llamadas de toda España preguntando por sus seres queridos. Nos daban nombres y apellidos, nosotros consultábamos las listas oficiales, y a veces no podíamos soportar el llanto. Eran otros tiempos, la televisión ofrecía imágenes espeluznantes, los medios más amarillos se saltaban todas las reglas, me gustaría pensar que hemos aprendido a ser más respetuosos con el dolor de los demás. Me gustaría.

Hace unos meses tuve la oportunidad de reencontrarme con familias y vecinos que vivieron la catástrofe. Para ellos, el tiempo no ha curado las heridas. Conocí a un padre que perdió a sus dos hijos y su suegro. Su mujer no quiso siquiera estar presente durante la entrevista. Para ella, escuchar el nombre de ese camping es tabú. Ni siquiera se ha atrevido a volver, ni a pisar el Pirineo de nuevo.No puede pasar de la ciudad de Huesca. Hay demasiado dolor por delante. Pero una nueva vida llegó a las suyas; un hijo al que han criado y educado y en el que han volcado todo el amor que quedó hundido en aquel camping. Hoy acompañará a su padre al lugar de la tragedia. Quiere estar allí, y su padre también. 


He conocido a familias que no sufrieron un rasguño, y a otras que estuvieron horas buscando a su hija perdida y tuvieron la inmensa suerte de hallarla sana y salva. La encontraron y también a otro nuevo hijo, el chico que la rescató del barro y la ayudó a seguir aquí. Son supervivientes de un catástrofe que decidió amarrarles aún con más fuerza a la vida. Nunca he visto ese brillo en los ojos, esas ganas de vivir, de seguir adelante. 


Hoy mi corazón está también en Biescas. Tras 20 años el pueblo ha decidido hacer un memorial por las víctimas y sus familias. 20 años ha costado que pueda mirar de frente a lo sucedido. Como cada 7 de agosto, hoy será un día difícil para muchas personas. A todas ellas va mi abrazo y mi respeto.

sábado, 23 de julio de 2016

B(e)SO del día... ¡Viva Australia!

Rock y psicodelia desde Australia. 
Para bailar sin poder evitarlo. 
¡Estos chicos vienen a casa para quedarse!


Jagwar Ma. Ob1

miércoles, 20 de julio de 2016

#Comelibros: De ratones y hombres

De ratones y hombres
por John Steinbeck
Pocket, 2009
(1ª edición: 1937)
176 páginas















Parece que la acción pasa mientras lees las andanzas de George y Lennie. Les ves caminar por caminos polvorientos y puedes seguir su conversación y hasta asientes y quieres responder como si fueras el tercero en la conversación. Un libro en el que te gustaría entrar para cambiar el destino de sus protagonistas. Steinbeck, de nuevo, un 10.

#13de25
#Reto25

viernes, 15 de julio de 2016

#Comelibros: Mamá Leone

Mamá Leone
por Miljenko Jergovic
Metáfora, 2003
344 páginas















Hay libros que llegan a tu vida para quedarse. Este es uno de ellos. Mamá Leone encierra un conjunto de relatos del escritor y periodista bosnio Miljenko Jergovic que no pueden dejar indiferente. Dividido en dos partes, los primeros relatos giran en torno al niño Miljenko y su particular forma de narrar en primera persona el mundo de los adultos a través de su familia. Una segunda parte, ya en tercera persona, recoge diversos testimonios de personas desplazadas de Sarajevo tras la guerra. No será mi última novela de Jergovic. No será la última vez que relea Mamá Leone.

#12de25
#Reto25

viernes, 8 de julio de 2016

#Comelibros Eleanor Rigby

Eleanor Rigby
por Douglas Coupland
4th State, 2004
249 páginas
(leído en inglés)*



Eleanor Rigby, la solitaria musa de la canción de los Beatles se ajusta como anillo al dedo a Liz, la protagonista de esta novela, escrita por Douglas Coupland -que en 1991 publicó la novela que bautizó a la 'Generación X'- Liz, mujer de 42 años vive una solitaria vida, plagada de miedos e inseguridades por su físico y su entorno familiar y laboral, hasta que el azar pone patas arriba su rutinaria vida para siempre.

*El libro puede seguirse muy bien en inglés, con un nivel B1

#11de25
#Reto25





viernes, 24 de junio de 2016

#Cuentocontigo. Los López

Aquel domingo fue a curiosear al pequeño rastro de los coleccionistas. No  buscaba nada en concreto. Entre todos los cachivaches le llamó atención una pequeña caja metálica, casi descolorida, en la que se leía su mismo apellido. Aunque apellidarse López no era un hecho exótico, le pareció que aquella cajita era especial. 

La colocó junto a su colección de discos antiguos y libros de viejo y la mostró orgulloso a su mujer, que por curiosidad innata la abrió. Un buen puñado de fotos en blanco y negro con relieve dentado cayeron al parqué. Algunas fotografías tenían detrás una dedicatoria con fecha; otras solamente un nombre, su mismo nombre: Luis López. 


El otro Luis pasó ante sus ojos siendo un crío de pecho ante la pila bautismal; sobre una bicicleta; jugando con varios perros; vestido de militar; el día de su boda; con un hijo pequeño en brazos; al volante de un seiscientos; con más hijos en brazos; junto a una calabaza de 20 kilos; celebrando la Nochevieja; en la boda de su hijo; posando junto a dos nietos y sentado al sol con una manta y una gran sonrisa. 

Todos los Luis López en blanco y negro volvieron a la caja metálica, junto a los libros y los discos y aquel domingo la mujer curiosa anunció a su marido que un nuevo Luis López venía en camino. 

jueves, 23 de junio de 2016

#Comelibros: Gabo y su viaje por Europa del Este

De Viaje por Europa del Este
por Gabriel García Márquez
Literatura Random House
147 páginas













"Yo no quería conocer una Unión Soviética peinada para recibir una visita. A los países, como a las mujeres hay que conocerlos acabados de levantar" 

Esta es una de las observaciones del joven Gabo cuando en los años 50 viajó por los países socialistas de Europa del Este: Alemania, Checoslovaquia, Hungría y Polonia. Sus reportajes, publicados por entregas, se reúnen ahora en este libro imprescindible, más que nunca, para conocer a la vieja Europa en los tiempos de la 'Cortina de Hierro'.

#10de25
#Reto25

lunes, 6 de junio de 2016

#Comelibros. Padre e hija

Los idiotas prefieren la montaña
por Aloma Rodríguez
Xordica Editorial
104 páginas















Sí, yo también conocía a Sergio Algora, y también salí con él de juerga, y por desgracia, fui otra de las personas que aquel mes de julio de 2008 acudieron a su funeral. Ahora sé que aquel verano de la Expo, no solo perdimos a Algora, también perdimos un poco de la alegría de vivir. Por eso, que Aloma le recuerde y comparta parte del universo Algora con nosotros me parece un gran acto de generosidad, y también un acto necesario. Sí, yo también pienso que veo a veces a Sergio Algora por la calle y, ¿sabéis qué? Me gusta pensar que realmente es él y una de sus últimas bromas...
#8de25
#Reto25

El musgo del bosque
por Antón Castro
Prensas de la Universidad de Zaragoza
80 páginas



Nuevo poemario de Antón Castro, que me ha traído bellas imágenes como su lectura ávida y apasionada de la obra de Mercè Rodoreda autora del libro 'Aloma', nombre de su primera hija. O el descubrimiento de la humildad y modestia de García Pavón, o su entrevista con José Hierro. Pero también hay bellos recuerdos para José Antonio Labordeta y su concierto en Cantavieja, o a la figura de Rosalía de Castro, Amancio Prada y Gabriel Celaya entre otros. Antón, siempre rodeado de belleza y embelleciendo nuestras anónimas vida. ¡Gracias, maestro!
#9de25
#Reto25

domingo, 5 de junio de 2016

Paseante dominical (20 años no es nada)


Antes de pedir mi deseo he de reflexionar concienzudamente, porque, ¿y si se cumple? Es cierto que hay deseos que tardan mucho en hacerse realidad. Por ejemplo, para poder decir con la boca bien grande que soy periodista, he tenido que esperar exactamente 20 años. 


No se crean que en esas dos décadas no he ejercido el periodismo, solo que lo he hecho tan discretamente, que pocos se dieron cuenta.

Ahora, volveré a sumergirme en mi periodismo de interior quizá otros 20 años más. 
Es lo que tiene la exposición pública, que gustas y también molestas. Ese es el juego. No seré yo quién se queje ni antes ni ahora, pero por eso, este domingo, antes de pedir mi deseo entiendan que me tome mi tiempo... porque... ¡cómo se me vuelva a cumplir..! 

20 años después de acabar la carrera recuerdo los sinsabores y también las alegrías de esta 'loca' profesión. Todos forman parte de una trayectoria y de una vida, la mía, y prometo seguir 20, 30 o 50 años más haciendo lo que sé y lo que me gusta...Y al que no le guste que se aparte... ¡me dispongo a soplar!