domingo, 10 de junio de 2007

MUSAS y MEDUSAS

No. Yo no nací en el Mediterráneo pero las hojas del calendario, a la sazón barquitos de papel, me llevan plácidamente hacia su recuerdo y se acercan paulatinamente al mes OCHO, puerto en el que atracarán todos mis anhelos de sol, arena y sal... a pesar de las medusas. Estos días el Mar está triste. Se cumple el 25 aniversario de un adiós, el de su última MUSA, la controvertida, Gala. Aunque bautizada en 1894 en Kazán -Rusia- como Elena Ivanovna Diakonova, todos la conocemos como Gala, inspiración y esposa de Dalí. Fue Paul Eluard, su primer marido, quién la introdujo en el Movimiento Surrealista y de esa forma se convirtió en inspiración de varios artistas. En 1929, el matrimonio fue invitado por un joven pintor surrealista catalán a su casa en la Costa Brava. El pintor era Salvador Dalí y el flechazo entre Dalí y Gala fue total. Tanto, que decidieron no volver a separarse más. Gala fue la musa de Dalí, quien solía decir que ella fue la única que lo salvó de la locura y una muerte temprana. Más allá de su genialidad, Dalí era un hombre problemático, inseguro y desorganizado y fue Gala quien actuó como su agente e intermediaria entre el genio y el mundo real; al dedicarse a dichos menesteres hirió muchas sensibilidades y fue acusada de materialista. Hace 25 años que descansa lejos de su amado, en el Castillo de Púbol, que él le compró.
El MAR que les acompañó nos envía ahora miles de medusas. Preciosas criaturas malditas cuya belleza está condenada a muerte. El calentamiento de los océanos y las dañinas artes de pesca han acabado con sus depredadores, lo que les da vía libre para llegar a las playas en busca de aventuras. Veremos muchas al sol este verano, su avistamiento, caza y semienterramiento será el pasatiempo preferido de muchas familias. Cuidado, este verano, pican, pican las medusas...

No hay comentarios: