lunes, 24 de septiembre de 2007

Duelo en la vía pública (I)

Si bien es cierto que las normas de tráfico no son cumplidas a rajatabla... dicho sea de paso que parece que todas esas normas están hechas EXCLUSIVAMENTE para los conductores o más concretamente para los que ocupan la calzada y NO LAS ACERAS.
He aquí unas cuantas pruebas de que no siempre el PEATÓN es tan manso como lo pintan...
El peatón es un lobo para el peatón
Si con el coche, la bici, ciclomotor o camión debes circular por la derecha e indicar con las intermitencias o el propio cuerpo que vamos a hacer un giro, no es así para los humanos... Caminan por la parte de la acera que les da la gana, zigzaguean y nunca se apartan para no chocar con el peatón que tienen en frente. Si alguien se aparta, esa, queridos, soy yo y estoy MUY HARTA.
¿Por qué el fomento de una sociedad cívica tiene que pasar solo por mi?
Aquí no hay ni clases, ni edad, ni sexo ni religión. A mi me ha pasado con señoras de "miraméynometoques", quinceañeros, ejecutivos -comerciales de algo-, bicicleteros de acera... En eso ni de izquierdas ni de derechas, TODOS POR EL MEDIO y tonto el último...
Ah! y lo mejor, es que el día que llevas cinco esquivaciones extremas y a la sexta dices "que se aparten ellos, que yo voy por mi derecha...", ese día te dan un golpe que para qué, te miran como si fueras la peste y encima te refunfuñan...¡por los clavos de...!

Y yo aún soy recogidica, pero si se da el caso de que vas un chicarrón del norte, encima la peña le mira como acusándole de que ocupa mucho espacio de acera... ¡morrudos!

Vamos, que si llevabas la intención de caminar para huir del atasco, hacer un poco de ejercicio y disfrutar con tu mp3... cambia de idea. ¡O chocas o te chocan! ¡Esto es la guerra!

1 comentario:

ANGEL dijo...

¡A ver si te me vas a volver protestona ahora!