jueves, 10 de abril de 2008

Amor punto com

No pudimos dejar de hacerlo. Cada habitación era un nuevo reto. Y al finalizar con éxito, no podía dejar de emitir un grito de alegría El dormitorio fue lo primero, sobre la cama, en el suelo... Después el despacho, sobre la mesa, claro En el comedor, otra mesa, En la galería, en la oscuridad, Y ¿por qué no en el baño, la cocina, el garage...? sÍ, está bien... confieso... era la prueba del router inalámbrico... pero ¿a qué la casa es grande? (P.D.) El fin de semana estrenaremos el jardín

4 comentarios:

Anónimo dijo...

sugerente, ingenioso y seductor

ald dijo...

Lastima que sea el router eh!

Matias dijo...

jajaja muy bueno! bastante lindo lo que escribes. Un abrazo desde argentina.

Hache dijo...

saludos también para vos! ¿Cómo va el Bocca?