viernes, 25 de julio de 2008

Semana sin fin

Propongo votar para que la frase "fin de semana" desaparezca con su actual significado (parejita bien avenida de sábado y domingo) y pase a denominarse "salva-semana". Sin duda, en días laborables de a cinco como los que mañana caducan, reencontrarse al final del viernes con un salva-semana sería la solución a muchos males.
Véase mi propio ejemplo. He currado tanto que desde el lunes a este momento no encuentro costura de separación. Ha sido un lunes XXL, un no parar, un "¿cuándo vivo yo?", un... 'si ya son las nueve y yo en el tajo todavía y sin acabar'... vamos, que menos mal que en las postreras horas del martes vi a gente querida como Bel y P porque si no pensaría que me han mandado a Siberia pero con 40 grados de temperatura....
A lo que iba. Que si ahora me dices que el sábado y el domingo son el broche a esta semana, pues los devuelvo. Porque yo necesito que esta semana termine mañana y que el "salva-semana" sea el mejor de los inicios para otro extenuante pentajornal. ¿Sí?
Es fácil. Necesito los siguientes ingredientes: ocho horas de sueño, tiempo para comer despacio masticando 15 veces cada bocado, un ratico al sol para disfrutar de mi libro (que ya está amarillo por dentro y negro por fuera), y bailar con una cervecita fresca. Esto es lo básico, luego se pueden añadir delicatessen, véase... la compañía de tal o cual persona, más birras, plan divertido diurno con peli o de tres ces... ESO SÍ QUE SERÍA SALVAR LA SEMANA (incluso el mes)
¡Os espero en el lado amable del verano!

2 comentarios:

Cendra dijo...

jajajaja

¡Buen salva-semana, pues!

jocv dijo...

Ja,ja..Mis jornadas laborales nunca son tan extensas -afortunadamente- , pero a estas alturas y con estos calores, el "salva-semana" no es suficiente ya para mí. Necesito mis vacaciones estivales, YA......