martes, 23 de septiembre de 2008

Otoños

¿Es triste el otoño?

Hoy ejerzo de su abogada defensora.

Merece, señorías, ser mirado con otros ojos, esta vez, y que entre todos,

le vistamos de segunda oportunidad.

Convirtámoslo entonces en el primer otoño perfecto.

Ese en el que la tibieza del sol se agradece como abrazo.

Ese que por no deseado, será inolvidable...

Señorías, no pierdan un minuto... ¡Vivan! ¡Vivan!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡CARPE DIEM!
Y vayan a San Saturio (en Soria), a pasear a la orilla del río Duero,y disfruten de aquel maravilloso paisaje. El otoño nunca más volverá a ser triste.
Hache, ¿has estado allí?.
¡Este año no te lo pierdas...!¡Vive! ¡Vive!.

fdc

maria dijo...

El otoño es hermoso, mágico, dorado...
Caminé hasta San Saturio una noche de luna llena, con los árboles teñidos de plata... y encendidos de colores con la luz del amanecer...
Vivamos cada instante deleitándonos en su belleza...

María Dénia

Pilar Palomero dijo...

A mi me encanta el otoño. Me pone de buen humor dejar atrás el sofocante calor del verano. Quedarme en casa viendo una buena peli, tapada con una mantita mientras fuera llueve a mares. ¡Viva el otoño!

Pilar

Hache dijo...

¡Viva el Pilar! fdo. Otoño... (perdón por la broma pepa)

Yo nací en otoño y es una estación que me gusta aunque nazca con el estigma post vacacional La pena es que en Zaragoza no es una estación templada y entra con el abrigo y los calcetines de lana en la mano.

Y a esos sorianos de arriba, ¡ole!

PD: Perdón por mi brusquedad de ayer J, es que soy menos profunda de lo que pueda parecer, vale? dejadme fluir que yo me voy y me vengo y arreglao, sí? un abrazo