domingo, 14 de septiembre de 2008

Paseante dominical (veo, veo ¿qué ves?)

Hoy hace un año que dejé de ser miope. ¿Quién me iba a decir aquel viernes de septiembre que doce meses después mis ojos verían todo lo que han visto? ¡Y qué mejor remate que estar dentro de la Expo el día de su cierre! ¡Ver para creer, decían algunos! ¡Yo creí incluso antes de ver!.. Ayer, la Expo no cerró. Creo que se la llevó el cierzo empujada por los fuegos artificiales. Quizá volando, quizá rio abajo, por ese Ebro que hemos bordado de puentes y miradas. Escribí una frase y la lancé a la corriente en forma de barquito... Palabras sobre papel que ahora, también, son agua. Hace un año me tuvieron prohibido durante semanas frotarme los ojos. Hoy no dejo de hacerlo. ¿Quién creería todo lo que he visto en este año?... ¿Quién sabe todo lo que aún me queda por ver?... ¿Dónde estará mi barquito de papel?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojala se cumplan tus deseos princesita de ojos bonitos. Que tus palabras escritas en papel se cumplan; y que veas miles de cosas bonitas para que nos las cuentes en tu blog.

La expo se fue, pero tu blog quedara.


Bss del anónimo

jocv dijo...

Ayer tarde pasé corriendo por la ronda del rabal y me dió una penica...

Hache dijo...

las palabras se las lleva el viento, y también el agua... pero no se pueden decir, por... ¡por si acaso!