martes, 28 de octubre de 2008

No quiero que hagáis comentarios, os lo ruego

Solo quiero que sepáis, que octubre quiere ser febrero. Que no le gusta nada como empieza, ni como acaba. Solo se libran los días de en medio. Como el jamón de jabugo en pan del híper. Y a este octubre va siendo hora de que venga un buen torero y le arranque las orejas y el rabo. Sobre todo el rabo, que cuando parece que ya no queda toro arremete con toda la mierda y te da en la cara. Será la naturaleza del animal, pero a ese torero yo le apremio a dejar un octubre a lo febrero. Que empiece cuando el sol calienta pero se agradece que te den un buen abrazo y termine el día 26. Para que días como hoy se vayan a casa de quien se coleccione finales malos o finales sin fin. Yo solo pienso en noviembre, en que llegue la hoja nueva del calendario para tirar esta bien lejos, la de este mes que solo hizo lo que tenía que hacer, pero que a mis ojos no le exime del daño causado. Y aún me quedan muchos octubres que despejar, porque con este toro voy a ser octubre durante mucho tiempo. Aunque pronto ya no tendré ojos. Hoy llovía. Hoy lluevo.

No hay comentarios: