domingo, 9 de noviembre de 2008

Paseante Dominical (salir del armario)

Llevaba tiempo evitándolo, pero hoy me he decidido. Atrás quedaron los días de dudas y darle al asunto tantas vueltas.
Hoy, he hecho limpieza de armarios. Y sin mirar demasiado, para no arrepentirme, he introducido en grandes bolsas de plástico toda la ropa que seguía ahí colgada desde tiempo inmemorial. ¿No os ha pasado? Seguro que también tenéis alguna prenda de la que os da pena desprenderos pero que no os vais a poner ni para estar en casa. Esa soy yo. En mi armarios había ropa del siglo pasado, zapatos demodé, camisetas de extraños cortes, pantalones... ¡¡de cintura alta!! (sí, ya sé que vuelven a llevarse, pero esos seguro que no...) La operación ha sido rápida. Sin dar segundas oportunidades. Chaquetas, pantalones y algunos zapatos (es que no rompo las cosas, qué le voy a hacer, ojalá tuviera ese don, el mío es el de "mantener eternamente todo"...) duermen ya en el maletero de mi coche. Mañana, sin dilación, iré a donarlos para quienes no son tan "afortunados" como yo. No creáis que ha sido una oda al consumismo atroz. Prefiero calificarlo de sinceridad "prêt a porter"... Sea como fuere, mis armarios están mucho más "sueltos"... y he dejado al resto de inquilinos "niquelaos"... Clasificados por colores, tipo de cuello, pantalones a un lado, chaquetas al otro... ¡Una obra de arte! (tranquilos, durará poco)

1 comentario:

ANGEL dijo...

Comer chocolate también dicen que va bien.