domingo, 18 de enero de 2009

Paseante dominical (gasolinero)

Para algunos, los domingos son un día de descanso; para otros, de paseo; en algún caso puntual una jornada para matar la resaca con dignidad y, por lo visto, para muchos, el día de San Coche, un tiempo para mimar sus bugas, revisar las ruedas, el aceite, lavar, encerar, sacudir alfombrillas,... todo un ritual. lento y concienzudo que requiere chándal y deportivas y sitúa a las gasolineras en lo más alto, como templos de los conductores y amén. Esto hace que los ateos de tan solicitada religión dominical suframos de lo lindo para llenar el depósito. ¿A quién se le ocurre ir a la gasolinera en domingo? Si no sois de los que santifican al auto el 7º día de la semana, os recomiendo que esperéis al lunes... y si no os ha quedado más remedio... mejor subir ventanillas y sintonizar una buena emisora para huir de Camela, y otras lindezas tan habituales en la BSO Gasolinera.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tomo nota.
Espero que hayas pasado buen finde, Hache.

fdc

neo dijo...

se te olvida ese maravilloso de talle de ponerse a cuatro patas en el asiento de atrás para pasar un aspirador que no aspira y tragar todo el polvo del mundo en una posición vejatoria y lumbálgica....
por no hablar de revisar la presión de las ruedas y acabar con las manos llenas de mierda y posarlas por el recién lavado volante.....
bezoz