martes, 6 de enero de 2009

¡Pañuelos fuera!

Hasta Beckam se ha paseado este año con sus coloridos pañuelos palestinos... Y es que al director creativo de Balenciaga se le ocurrió que eran un complemento muy chic. Así, todos los jóvenes molones de la ciudad y el campo han seguido los dictados de la moda y, en este 2008 que acabamos de mandar a críar malvas, han lucido palmito "a lo palestino"... ¿Lo llevarán ahora que Gaza está siendo masacrada por Israel? ¿Será un signo de compromiso demasiado pesado para sus estilosos cuellos?...
En EEUU ya han retirado algún anuncio en el que la modelo, de forma totalmente ignorante, portaba el "kafiya..." Parece que a pocos importa si su nombre original es kufiyya, kafiya, o si en realidad deberíamos utlizar el término "hatta" como apuntan otros; si los cuadros palestinos son negros y blancos, y no rojos y blancos como lucen la mayoría; si son más propios de países como Jordania; si lleva flecos o no; o si sus portadores se asocian con la izquierda o la derecha...
La calle ha vaciado de significado político el objeto y no dudará en arrinconarlo en los cajones en cuanto lleguen las novedades de la próxima temporada. Es lo efímero de la moda. Mientras tanto, en Gaza, los israelitas siguen matando a palestinos y eso no tiene nada de frívolo ni de efímero. ¡NO AL GENOCIDIO EN GAZA!

3 comentarios:

jocv dijo...

Poco podemos hacer nosotros, salvo manifestar nuestra indignación y repulsa.
El domingo estuve en la concentración de la plaza España y en unos minutos creo que hay otra.

ANGEL dijo...

Desde hace mucho tiempo(lo mio siempre hace mucho tiempo)la mejor forma de acabar con los símbolos molestos es venderlos en El Corte Inglés, a poder ser con una etiqueta de marca.

10 ;)

Anónimo dijo...

me sumo a su ¿No al genocidio en Gaza! No a ningún genocidio. Me ha encantado redecubrirla "ciudadana hache".
Miguel