miércoles, 21 de octubre de 2009

La Resistencia

Amigos, amigas. Os escribo desde las garras de la fiebre. No dejo de forcejear e intentar liberarme, pero es un monstruo fuerte y estoy muy débil ya. Pienso resistir hasta el final. Pero mis aliados van cayendo uno a uno: se va el sol, el calor, las horas de luz, he tenido que ponerme el abrigo y los calcetines armadura y hasta algo de maquillaje para disimular la tez pálida. Y este domingo, ¡me quieren cambiar la hora! No sé si llegaré al lunes pero sigo luchando con todas mis fuerzas para alargar el verano al máximo. Es mi objetivo. No hay retorno. (Tengo mucho frío, creo que voy a volver a desmayarme y el monstruo febril está aquí otra vez,... Tengo miedo. Socorro, socorroooooooooooooooooooooooooooooo)

2 comentarios:

angel dijo...

No te preocupes que te pondremos una corona de flores preciosa. Que la he visto ya en los chinos a muy buen precio.

Hache dijo...

que haya margaritas, por fa, aunque sean de tela, siempre me ha hecho ilu (y me entretengo deshojándolas en el otro mundo) ay, qué enfermita estoy,...