miércoles, 9 de diciembre de 2009

Bajo presión

Dicen algunos que trabajan mejor bajo presión. Que se motivan más, que rinden al 100%. No es mi caso. Odio la presión, en el sentido físico de la palabra. Ahora la tengo. Está justo en el centro del pecho y no me deja respirar. No ha sido un día tan malo para que no se haya ido aún, pero ahí está. No se esfuma ni con tila, ni inspirando hondo, ni haciendo OM sin parar,... No logro vencerla. Y al paso de las horas, se ha hecho fuerte, y ha convencido al tic tac de la cabeza y del corazón para que vayan más rápido. Pero, ¿qué ha pasado hoy? Hoy, hoy,... ¡hoy! Hace un año tuve un pedazo de accidente de coche. Tiemblo al pensarlo. No fue mi culpa pero me llevé el premio gordo. No me consoló quién yo hubiera querido. Estuve sola, pasé frío, me dañaron el orgullo y el bolsillo. En su aniversario solo se ha roto el parabrisas, y esta vez paga el seguro. Será buena señal pero del pecho encogido no me olvido. No me gusta vivir bajo presión. No puedo vivir en tensión. Seguiré inspirando hondo y haciendo OM hasta que esta horrible sensación se evapore. En mi cuerda no quiero nudos, ni en el centro, ni en los extremos,...

3 comentarios:

Jose dijo...

... es como con la olla expres, tienes quitar el pitorrico que gira y sacarte toda esa presión... luego te abres del todo y que se enfríe lo de dentro... un besOM

el niño imantado dijo...

joder eva, parece que hoy estas mal de verdad!. lo verdaderamente importante eres tu, el resto es unicamente circunstancias de tu vida. me gusta mucho leerte. un beso y animo.

Hache dijo...

Hemos quitado el pitorrico, Jose, y mira, he dejado la ciudad llena de vapor-niebla,... Pero tras la densa semana, estoy casi, casi como un tarde soleada,... ¡veo la luz! gracias boys, ;)