domingo, 27 de diciembre de 2009

Paseante dominical (el último del año)

Quería contaros tantas cosas que casi no llego a tiempo. Algo así me pasaba de pequeña cuando viajaba sin mis padres y en una carta me empeñaba en contarles todo lo que estaba viviendo sin ellos. Mi objetivo es que pareciera que los tres seguíamos juntos, pero en todas las situaciones de separación, la carta llegaba más tarde que la hija. No había móviles, ni Internet y, al principio, ni teléfono fijo en casa. En éste, mi último paseo de domingo de 2009, he pensado en las personas que pendían de mí, colgadas de alfileres, y se han caído en alguna parte del camino. Siempre hay algunas así. Son pasajeras. Como si tú fueras un andén en su viaje con transbordo. Normalmente, a éstas no se les echa de menos. Tampoco ellas a ti.
También están esas a las que llevo bien amarradas con tres imperdibles, para tenerlas siempre cerca... Tal vez debiéramos llevar siempre imperdibles en los bolsillos para que nadie se nos cayera en un despiste. Nadie de los importantes, claro. Para los demás ya sabéis: alfileres. Ah! y si las personas-imperdible nos quieren dejar, son libres de hacerlo. Mis imperdibles no son candados sin llave. Sí. Alguno me ha dejado pero no se puede hacer nada. En ocasiones, hay que aceptar las derrotas,...
¡2009! Éste, pese a todo, ha sido mi año más importante, hasta la fecha. Hiel y miel a partes iguales, aunque el sabor dulce es el que queda. Madre mía, ¡me han publicado un libro! ¿Quién se iba a imaginar tal cosa? Yo por lo menos, no. Me han entrevistado, he hablado en público de mis sentimientos como si tal cosa, y muchas personas han contactado conmigo porque se han identificado con mis palabras mudas. ¡Increíble! 2009 Me rompieron el corazón pero aún quedó un cachito y ese va camino de 2010, late que te late, como si no le importara ser practicamente diminuto. Y aunque los recuerdos que duelen no se quedan olvidados en los armarios de los años pasados, los míos y yo hemos llegado a un acuerdo de no-agresión. No está mal. Si duele poco, con una aspirina podremos seguir adelante,... Así que, con menos equipaje y la sonrisa más suelta, espero que 2010 me traiga muchas canciones nuevas, más conciertos y viajes, quiero verlo todo,... Y escribirlo, claro,... ¿Estás preparado para el año que te espera?

2 comentarios:

angel dijo...

Como no, pero contigo dando mal, eh?.

Hache dijo...

Es bien