domingo, 13 de diciembre de 2009

Paseante Dominical (gente que mira)

Acechan por doquier. Hay personas que miran, allá dónde voy. En la calle, mientras caminas, mueves los ojos a uno y otro lado y siempre ojos se clavan en tus ojos. Ojos curiosos, ojos amenazantes, ojos libidinosos, ojos vacíos,... Ante tales miradas, con desasosiego, bajo la mía al suelo, camino escondiéndome, sola entre todos vosotros. ¿Cómo caminas tú? ¿Te fijas en las personas con las que te cruzas? ¿Intentas adivinar quiénes son, dónde van, si son felices?.. A veces avanzo acosada por ojos, también por los tuyos, maldiciendo haberme operado de la miopía. Antes, todos los iris se diluían entre las luces, difuminados, no los sentía,... Ahora forman parte de mi ropa. Los llevo clavados en la chaqueta, cuelgan de los pantalones, se arrastran junto a mis pies. Ojos de gente que mira. Que no habla, ni siente, ni reacciona. Cuando no me observan se centran en los escaparates, en las compras. Se pasean por la ciudad memorizándolo todo a través de sus grandes ojos. Parecen autómatas, cyborgs que lo registran todo en su disco duro, nos roban la energía, se la quedan,... Mientras, yo me escurro entre la muchedumbre, solo quiero pasar inadvertida, que nadie me vea, que vosotros no me dejéis seca, sin ideas. Casi repto por el suelo, principalmente para no encontrarme contigo hoy. Siempre hay gente que mira. Hoy saldré de casa con las gafas de sol puestas. Así, por unos minutos, casi, casi seré como tú,...

4 comentarios:

angel dijo...

Te miran por lo maciza que estás claro, como a mí.

Hache dijo...

Ja, ja, sí, claro,... seguro que es eso,... ;)

Anónimo dijo...

me encanta cómo escribes, Hache.

Hache dijo...

Gracias, Anónimo.