lunes, 11 de enero de 2010

Largos e intensos

Algunos parecen interminables y otros se pasan volando. Y para rizar el rizo, llegan los desconcertantes: largos e intensos. Cada minuto está pensado, hablado, cincelado de ideas, proyectos,... Hay risas, citas, abrazos, llamadas, un cuaderno de apuntes, una imagen al otro lado del río,... No los cambio por ninguno. Esos me hacen bullir, resurjo una y otra vez, no me canso de nada ni de nadie. Sí, hablo de días, (aunque podría aplicar esta regla de tres a otras sensaciones,...) que todos tendrán 24 horas, pero algunos parecen infinitos y otros, de "si pestañeas, te los pierdes" Yo me quedo con los de 12+12. Ni más ni menos. Los del día justo. Creo que hay quién llama a días así, vivir. Yo hasta ahora, pensaba que eso lo hacían otros,...

2 comentarios:

Julio Antonio Blasco López dijo...

...que bonita visión de los días... a veces tengo la sensación de que pasan sin más, sin ser vividos... perdiendo la oportunidad de hacerlo, diciéndonos, mañana... y mañana pasa también... y así día tras día...

Hache dijo...

mi sensación es la misma,... ¡Tantos días sin ser vividos! Por eso, cuando llegan esos días a los que ni les sobra, ni les falta un minuto (aunque ni siquiera sean especiales), entonces, hay que intentar repertirlos y repetirlos.