jueves, 21 de enero de 2010

Tú eres el juez

Dime tú, por favor, si soy culpable. Dimelo porque ya no sé si me vuelvo loca. Dime si soy culpable de haber amado a quién no me amo. Dime si soy culpable de haber creido en sus palabras, de haber confiado en él. Dijo que yo era la única. Lo dijo y desapareció. Tiempo después, llegó. Estaba más serio, más callado, más en otra parte que de costumbre. Entonces dijo: ya no te amo. Y me mató. Lo dijo suave, tranquilo, como quién bebe té. Y. yo hacía preguntas para que él se desdijera, pero sus respuestas siempre eran frías, lejanas, como de quién odia, como de quién espera ese momento para matar a alguien. Y, sí, me mató. Pasó el tiempo. No le olvidaba. Más tiempo. No podía olvidarle. Tiempo, tiempo, tiempo. Él, siempre dentro. Llegó una primavera, el verano, pasó otro invierno, primavera, y verano y ahí, justo ahí, cuando menos lo esperaba, alguien, otro alguien, cogió mi mano. No sé qué pasó, pero fue eléctrico. Cogió mi mano, me miró a los ojos, se preocupó por mi. Han pasado dos estaciones y sigo agarrada a esa mano, que cada día me gusta más. No puedo decir que haya olvidado a quién me mató. Ese será siempre mi asesino. Pero he encontrado cariño cuando solo esperaba la nada. Y hoy, por eso, he de decir aquí, que no me siento culpable. ¿Puede un muerto hacer daño? Pues esta chica cadáver ningún mal ha de hacer porque ya sufrió, ya murió,... Y él nunca la lloró. Tú que lees esta historia, dime, ¿soy culpable de ser por fin un poco feliz? Entonces, ¿por qué a veces me hacen sentir así?

8 comentarios:

Jose dijo...

yo más que juez voy a ejercer de notario... doy fe de su estado de felicidad, de que una mano agarra la suya y de que la chica cadáver ha salido de su tumba...
besos H

Anónimo dijo...

Eva, para ser feliz (y espero que lo seas), miras y remiras demasiado las heridas aquellas. Si como dices el fulano no dio la talla, deberías pensar en disfrutar plenamente de lo que tienes ahora.
¿O no?

Hache dijo...

Los efectos del alcohol y de encontrarse con personas del tiempo de las "heridas aquellas", es lo que tiene. Seguro que te suena el envoltorio... Es bueno recordar el sabor de la hiel, para no volver a beberla (ni por equivocación) ¿O no?

neo dijo...

nunca te arrepientas.... total, no sirve de nada....
y desde luego nunca pidas perdón por ser feliz.
un besote hache!

neo dijo...

nunca te arrepientas.... total, no sirve de nada....
y desde luego nunca pidas perdón por ser feliz.
un besote hache!

Anónimo dijo...

eso, eso, ni por equivocación... pero cuida no vaya a ser que descubras que en el fondo el sabor de la hiel te gusta

Hache dijo...

Ja, ja,... Lo que hay que oír (leer) ¿Me está ud. animando al masoquismo? No, por más que lleve "h" la hiel me dejó muy mal cuerpo,... Pensé que podría cambiar el sabor pero perdí el reto. Perdí varias veces, vaya. Sí, soy una loser, baby, espero que nunca sea su caso.

Tarek dijo...

Pa mi que inocente ( y que le den pol saco)