lunes, 15 de febrero de 2010

Frase polémica

Luis Buñuel: "La ciencia no me interesa… Ignora el sueño, el azar, la risa, el sentimiento y la contradicción, cosas todas que me son preciosas".
Entre el colectivo científico, leer/escuchar esta frase durante la Ceremonio de los Goya de ayer no ha caído muy bien. Creo que no era intención ni de Buñuel, ni de los guionistas, ponerse a mal con los hombres y mujeres de ciencia.
Amigos y amigas científicos, la cita no deja de ser una metáfora, una forma de ver la vida de los bohemios que no creen que realmente, dos más dos sean cuatro, ni que el agua sea solo H2O. No nos lo tengáis en cuenta. Dejadnos seguir soñando,...

5 comentarios:

angel dijo...

Si lo dijo don Luis, tendrá razón. Ademas, ¡que más me da que dos y dos sean cuatro!

Cris dijo...

Además, H, no toda la ciencia son probetas, tubos de ensayo y números.
La Ciencia que yo hago sí estudia las emociones, (muchas, además del sentimiento y la contradicción), porque los hombres y mujeres del Cuatrocientos, créeme, eran iguales que tú y que yo, y les movía exactamente lo mismo que a nosotras. Las emociones.
Así que a mi, como "científica" que soy -o seré-, me ha encantado la frase. Buñuel era genial ;)

Tarek dijo...

Te juro que no te copio la musica, pero para mi que tenemos las mismas influencias, porque el 90% de lo que he puesto en mi blog está en el tuyo.

A ver mañana ;)

Nat dijo...

¡Uis! Sí, yo soy chica de ciencia profesionalmente, y de letra como hobbie, y me cambió el chip durante un momento cuando leí eso, fue un poco de indignación, ya que el hecho de que lo haya dicho un gran señor como Luis Buñuel pues tiene como más repercusión, pero se me pasó. Quise pensar que no le quería quitar importancia a la ciencia, sino una forma de reforzar su mundo, ese tan bonito cómo lo es el de letras. Al igual que Cris, mi ciencia se basa muchísimo en las emociones de las personas, sus sentimientos, su bienestar. Y el trato de las emociones es muy importante.
Adoro ambos mundos.

Nat dijo...

Y por cierto, muy buena gala. Muy emotiva la entrega del Goya de honor a Antonio Mercero.