miércoles, 14 de abril de 2010

Cuento del revés

Dijimos:"Érase una vez" y nuestro cuento ya era perfecto. Yo quería terminarlo justo ahí. Como mucho, poner un par de perdices dibujadas en los márgenes, pero tú no me dejaste. A mis súplicas respondías con sinuosas páginas en blanco. "Escribe un poco más, decías, solo un poquito,..." A los pocos capítulos, nuestro bosque especial era fantasmagórico, nuestros besos se convirtieron en hiel y decidiste irte a buscar un buen final lejos de mi compañía. Llevo casi mil páginas escritas y aún no sé cómo terminar la historia. Creo que nunca me traeras lo prometido y quizá deba dejarla inconclusa. Es lo que pasa con los cuentos del revés, es mejor no pasar de la primera página,...

3 comentarios:

gram dijo...

Y el muy ... para qué te pedía que escribieras un poquito más? Para quitarte un trozo más de tiempo, de vida? Lo siento, es que ese cuento me resulta tan familiar...

MAROCHA dijo...

Hummm!
También me gustan los chistes al revés.

Buenas noches princesa.

Hache dijo...

Gram, todavía no tengo respuesta a esa pregunta... ¿?

Marochita,... besicos!!!