martes, 6 de septiembre de 2011

Globo de helio

Mi sentido común es un globo de helio. Trato de agarrarlo para que no salga huyendo pero cada vez estoy más débil. Mi voluntad, mi sensatez, mis ganas son puro helio. No tengo manos suficientes para impedir que vuelen lejos. Mi resistencia llega a límite. Tal vez deba dejar que se alejen, y pensar un plan alternativo para lo que queda de mi.

2 comentarios:

est_crazy dijo...

¿Quedaría algo de ti o de mí? ^^
Los globos de helio siempre han sido muy divertidos... it´s something! :)

Hache dijo...

Los niños lloran cuando se les escapan, quizá porque quisieran seguir agarrados y volar muy alto...