martes, 25 de octubre de 2011

Comprador de tiempo

Ojalá se pudiera comprar tiempo, y que no fuera muy caro. Entonces, recuperaría las horas perdidas en paradas de autobuses, en filas interminables, esperando a que el teléfono sonara. Volverían a mí todos los minutos, días, meses que dediqué a personas sin importancia y se las regalaría a los que sí me quieren. Leería más y vería mejor cine, disfrutaría de tener los ojos abiertos, e intentaría pestañear menos, mucho menos. Dormiría las mismas horas, bordadas de sueños sin pesadillas y almohadas suaves y esponjosas. Ojalá alguien lo venda y pueda comprarlo.

3 comentarios:

angel dijo...

A,B,C.

paulafigols dijo...

Me recuerda a Momo...

est_crazy dijo...

¿personas sin importancia? si les dedicaste tu tiempo, en ese momento lo serían... y merecio la pena por ti, no por ellos.
Ah! ¿Y qué hacer cuando se tiene tiempo y no libertades para gastarlo?